PRUEBA UNA SEMANA GRATIS
¡Plazas limitadas!
ESTIRAMIENTOS POST-ISOMÉTRICOS

jueves, 14 de mayo de 2020 - Corporativas


IMPORTANCIA DE LOS ESTIRAMIENTOS EN LA ACTIVIDAD DEPORTIVA

No es ningún secreto que practicar estiramientos antes y después de realizar deporte beneficia al organismo y mejora el rendimiento. Resulta imprescindible estirar antes y después, siendo indiferente el tipo de actividad física que se vaya a realizar: velocidad, resistencia o fuerza; siempre enfocándolos a las zonas del cuerpo que se va a trabajar, ya que el principal objetivo es evitar las lesiones deportiva y mejorar el rendimiento.

Este tipo de estiramiento se usa de forma muy habitual en Fisioterapia.

ESTIRAMIENTOS POST-ISOMÉTRICOS

Los estiramientos post-isométricos nos ayudarán a aumentar la flexibilidad, reducir las lesiones, aumentar y conservar la amplitud del movimiento, mejorar el tono muscular, recuperarse más rápidamente de la fatiga, mejorar la propiocepción y con ello alcanzar un mayor rendimiento físico.

Por el contrario, pero no menos importante y a tener en cuenta, debemos tener en mente las contraindicaciones. Evitaremos hacer estos estiramientos cuando existan lesiones de partes blandas en su fase aguda, en lesiones neurológicas periféricas, en articulaciones con inestabilidad y tras esfuerzos intensos si lo que pretendemos es ganar recorrido.

Mediante los estiramientos post-isométrico conseguiremos estirar los músculos tónicos, que son aquellos destinados a mantener la forma y el tono del cuerpo, y tienden a la rigidez y el acortamiento.

La ventaja de este estiramiento es que además de estirar el músculo también involucramos  el tendón, por lo que el estiramiento es más completo. El inconveniente es que la técnica para realizarlo es ligeramente más complicada e implica algo más de tiempo.

 

La técnica:


Lo que hacemos es que llegamos hasta un punto donde notemos una tensión suave (primera barrera motriz), mantenemos esa posición durante 20-30 segundos. Pasado ese tiempo realizamos una contracción isométrica suave del músculo que estamos estirando durante 6 segundos. Una vez terminada la contracción isométrica aumentamos ligeramente el estiramiento hasta notar otra vez una tensión suave (segunda barrera motriz), que mantendremos durante otros 20-30 segundos. Volvemos a hacer otra contracción isométrica de 6 segundos y aumentamos el estiramiento hasta notar otra vez una tensión suave (tercera barrera motriz). Mantenemos la nueva posición 20-30 segundos y al finalizar volvemos a la posición inicial lentamente. 


La contracción que se hace durante el estiramiento es una contracción isométrica suave, es decir, una contracción que no produce movimiento y de poca intensidad. Por ejemplo si estamos estirando los isquiotibiales (músculos que flexionan la rodilla), la contracción que debemos hacer es como si fuéramos a flexionar la rodilla pero sin que se llega a producir movimiento, , sin retroceder en la posición que habíamos llegado durante el estiramiento, simplemente sentimos que el músculo se ha contraído ligeramente.


Pablo Tinajero
Fisioterapeuta en TresSalud

Bibliografía: Optimafisio; Fisioactive.


 


Volver


PATROCINADORES
  • 014 MEDIA